DERMATOLOGIA EN PEDIATRIA AMBULATORIA

DERMATOLOGIA EN PEDIATRIA AMBULATORIA

GIOSEFFI

$2,250.00
IVA incluido
Disponible en 2 semanas
Editorial:
MEDICA PANAMERICANA
ISBN:
978-950-06-9530-5
$2,250.00
IVA incluido
Disponible en 2 semanas

La obra intenta brindar una herramienta útil en la consulta ambulatoria tanto para mejorar la destreza diagnóstica frente al paciente y dar el tratamiento adecuado como para reconocer el momento preciso de indicar la derivación al dermatólogo pediatra. Organizada en cuatro secciones y un anexo: Dermatosis neonatales, Dermatosis del niño, Dermatosis del adolescente y Estudios diagnósticos y prácticas complementarias. Cada sección está estructurada de manera funcional para facilitar la búsqueda temática. La obra incluye una selección de los temas más frecuentes y útiles para sus destinatarios. El eje del libro es la practicidad. La imagen, tan primordial para transmitir conocimientos en dermatología, es la carta de presentación de cada tema. De allí se desprenderán, en forma metódica: definición y etiología, manifestaciones clínicas, diagnóstico, diagnósticos diferenciales y tratamiento. El anexo incluye el uso de fotoprotectores y repelentes en pediatría y las fórmulas de las prescripciones magistrales más utilizadas, con sus indicaciones. La Dermatología Pediátrica es una especialidad con gran demanda, ya que las afecciones cutáneas representan casi el 30% de los motivos de consulta en los servicios de pediatría ambulatoria. Transita áreas de dos grandes pilares de la medicina: la pediatría y la dermatología. Pero es, sin duda, en la labor del pediatra donde se integra desde sus orígenes. Dermatología en Pediatría Ambulatoria está inspirado en la interacción cotidiana especialista-pediatra. Su propósito es generar un punto de encuentro y tender puentes entre ambas especialidades. El diálogo y la búsqueda de consensos son valiosos aportes para el campo de acción del pediatra del siglo xxi. Cualquier especialidad orientada a la atención del niño y del adolescente cobra verdadero sentido cuando su sostén es la clínica pediátrica. Y, sin duda, el paciente deber ser el escenario de este encuentro. En la mayoría de los casos, la interconsulta con dermatología pediátrica resuelve en breve tiempo la afección. En raras ocasiones, el seguimiento implica un grupo interdisciplinario de especialistas. Allí la figura del pediatra debe alcanzar gran protagonismo y ejercer su rol clínico de forma paralela con el equipo, y también con el niño y su familia..